La picaresca y las mafias convierten viviendas de Barcelona en hostales fraudulentos

EL PERIÓDICO.- En teoría, Barcelona ha pasado en menos de un lustro de ser el paraíso de los pisos turísticos ilegales a un ejemplo de persecución contra la actividad y de eliminación de unos 4.000 casos sin licencia.

En la práctica, la mayoría de los malos operadores no han hecho más que cambiar el nombre a su negocio, pasándose a explotarlo por habitaciones, como si de anfitriones domésticos se tratase, pese a que no residan en esas viviendas, que se gestionan casi como un hostal.

La picaresca se basa en el vacío legal de los llamados ‘hogares compartidos’, pendientes de que el Govern los regule por fin, y ahora un coladero para el fraude.

Artículo completo: El caso de pesadilla que revela el fraude de las falsas habitaciones turísticas en Barcelona
Fuente: El Periódico